El Siberian Husky procede del norte de Rusia, donde durante siglos el pueblo siberiano de los chukchi lo utilizó como tirador de trineos.

Además, también se utilizó como perro de carga, pastor de renos y guardián. Aun siendo similar a otros perros de tiro, como el esquimal y el Alaskan Malamute, el Husky Siberiano es más pequeño y mucho más ligero.

Sin embargo, es igual de capaz, está tan adaptado como sus congéneres y, de hecho, es mucho más rápido y quizá algo más resistente. Esas cualidades despertaron el interés por la raza fuera de las fronteras de Rusia, y en 1909, llego a Alaska, donde demostró su valía tirando de trineos en trayectos de larga distancia y acarreando pieles y medicinas, además de ser un valiosísimo compañero de los exploradores de las regiones polares.

Pese a ser básicamente un animal de carga, el Husky Siberiano se muestra muy cariñoso con las personas. Además de seguir utilizándose como perro de trabajo, es un animal de compañía excelente.

ALTURA: 51-61 cm

PESO: 16-27 kg

ORIGEN: Rusia

DESCRIPCIÓN: Perro parecido al lobo, de tamaño mediano y constitución compacta. Orejas altas erectas y cola similar a la de un zorro. Pelaje denso en la gama del negro al blanco puro, con matices grises, amarronados y rojizos, a menudo en combinaciones distintas.

Curiosidades del Siberian Husky

En enero del año 1925, hubo una epidemia de difteria en Nome (Alaska). El suero del que disponían no era suficiente para atender a todos los enfermos, y además coincidió con una gran tormenta que impedía el despegue del avión que les debía traer la medicina.

Entonces decidieron enviar a un equipo con trineos. Algunos de los guías y perros fallecieron durante la travesia, entonces Balto, un Siberian Husky, tomó el mando de la carrera y consiguió volver con las ansiadas medicinas. De esta manera Balto se convirtió en u héroe para toda la región. Esa es la historia que se conoce, aunque en realidad fue otro perro Husky el que guió a la expedición por el tramo más duro. Su nombre era Togo. Se desconoce porque fue Balto quien se llevó el merito. En tal caso, el acontecimiento fue tan asombroso que hasta Walt Disney produjo dos películas contando la historia.

Deja un comentario